Lo nuestro, cosa de tontos


Me encanta, lo nuestro. Nuestras miradas, y sonrisas, esas risas, nuestras indirectas delante de todos, esas caricias por debajo la mesa, esos piques de críos tontos para poner celoso al otro… ¿Te soy sincero? A mi me pone celoso. Me mata, cada nombre de otro que no sea yo, me va destrozando poquito a poquito, ¿Cuántos más habrán? ¿Con cuántos está permitido jugar a este juego? ¿Las reglas? Que me las expliquen por favor…
Eso sí, me encanta lo nuestro, me’encanta que te encante lo nuestro, pero odio que no me encante esto. Que me falte algo… Que me faltes tú para mí. Tus juegos de adultos, tus difíciles rompecabezas… Me confunden… “La noche que tenga ganas lo repetiré.” “Somos maduros como para hablarlo.” “Hay confianza.” Entre otras de tus frases célebres… 
Tan fácil para ti, tan difícil para mí.
La noche que tengas ganas decías… ¿Eso es cada día? Me confundes, me lias chica, enserio. Solo era algo espontáneo, y se está volviendo en rutina. En una cosa llamada amor. Se nota…
Y me repetiré, pensando, escribiendo, diciendo… Nuestras miradas, indirectas, caricias, sonrisas, risas, nuestra estúpida y divertida manera de poner celoso al otro, esos jueguecitos que solo los bebés entienden… Te encanta y me encanta, pero esto… ¿Hasta cuando seguirá así? Estos juegos de adultos… Está madurez… ¿No crees que comienzan a ser un poco de críos? Dime tú, ¿Qué es lo que sientes? Parecemos dos enamorados tontos por el otro sin querer reconocerlo… Y de eso tengo miedo, de que por no reconocerlo quedaremos y terminaremos como simples tontos. Tú con otro, yo con otra…

Comments