Lo odio

Ese sentimiento de estar mal. Ese sentimiento que sale cuando menos te lo esperas. Imaginar que hace un año eramos uña y carne y de la noche a la mañana ya no hablamos. Verle todos los días salvo en vacaciones es soportable, difícil pero soportable. Pero lo que me hundió fue verle en la tienda. Vi una forma similar a él. Y cuando pensaba que se me iba a parar el corazón vi que no me equivocaba. Estaba plantado ahí mirando mochilas. Intenté irme lo más lejos posible. Intenté olvidarlo por casi un año y, cuando ya le iba a olvidar, me le encuentro en frente mío. Recuerdo ese temblor de manos, esas ganas de querer correr hacía él. Pero no poder. En vez de eso me tenía que ir escondiendo de su presencia. Pensé que todo había pasado y dejé de esconderme. Y, por suerte o por desgracia, nuestros ojos coincidieron. No sé si él sintió lo mismo. Ese sentimiento de que echas a alguien mucho de menos y te le encuentras en frente y se te paralizan las piernas. Y, como una niña pequeña, me fui corriendo y, sin darme cuenta, estaba llorando. Llorando por recordar momentos que no van a pasar nunca más. Intentando asimilar que tengo que olvidarme de la persona que una vez fue muy importante para mí. Odio sentirme así. 

Comments