Que lo eres todo, aunque no te lo diga

Pero las ilusiones te invaden, las palabras te ciegan tras millones de mentiras, y la única realidad de esta historia, es porque esa persona realmente no lo merece, no merece tu tiempo perdido tras perseguir tu propia meta, no merece cada lágrima derramada llena de sentimientos y es hora de seguir otro camino, de valorar a quien te ama, y no a quien te ilusiona, de ser feliz con cualquier persona que sepa saber que eres, que significas y que se dé cuenta al fin y al cabo de que uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Comments