Gracias por soportarme siempre, Amiga


Contigo aprendí a que la verdadera amistad está en el corazón, por muchos miles de quilómetros que nos separen.Si, me has enseñado a ser alguien, a valorar a las personas, a tener una vida, y creéme, si tu no estuvieras en la mía, ni siquiera valdría la pena seguir viviendo.Te hecho de menos, cada instante de mi vida. Pero recuerda las miles de tormentas que nuestra amistad a atravesado, y que cumpliremos nuestro sueño juntas. Mi mundo. Nuestro universo juntas

Comments