Yo te quiero, tal y como eres

Nos pasamos media vida buscando a ese príncipe azul o a esa media naranja. Yo creo que un príncipe azul es una invención de un cuento de Disney. Decimos que mientras llegue el adecuado, disfrutamos con el equivocado. ¿Y si uno de los equivocados es el adecuado? Quizás hay se acaba de buscar a esa “media naranja”. Crecemos con unas expectativas de la vida muy distintas a la vida real. Nos hacen creer en ese príncipe perfecto. En que todo tiene un final feliz y que el príncipe y la princesa siempre son felices y comen perdices. Que esos príncipes no existen, porque no tiene que tener un físico de escándalo. Yo siempre me fijo mas bien en pitufos que en príncipes azules, por eso se que imperfectos también valen. Cuando alguien me dice, no se como esa chica puede estar con ese chico con lo feo/gordo/raro que es, me doy cuenta de que nunca digo quien me gusta justo por eso, porque juzgan demasiado. Que creemos saber mucho de las personas por su físico, pero en el fondo no sabemos nada.

Comments