Friday, October 5

Recuerda, que estás curtido en mil batallas


Mi habitación evoca cada traición, cada ironía, años de daños y peldaños habitan en mi retina. Tiempo de golpes, caídas, de ensañarme conmigo misma, resurgir de mis cenizas, ver todo con otro prisma. Presencia pálida, mirada gélida. Soy esa que cuando habla aparenta el doble de edad. La que expresa solemnidad en cada palabra que pronuncia, la que no renunciará jamás ante la adversidad. Soy mi propia enfermedad terminal. Soy agilidad mental. Diestra, y siniestra pa’ más de uno… ¿veis quien ríe al final? Eh. Yo no le temo al frío, el invierno late aquí dentro, entro y salgo de mi estancia en un estado mental que me estanca. Y todo lo que hago lo hago para conocer y conocerme, a veces me abstuve de actuar por el miedo a perderme. No consiste en ser fuerte o débil, esto consiste en luchar. No consiste en no tener fallos, sino en querer avanzar. Andar, y construirse a cada paso, crear tu espacio, hogar interno, donde ahondar en ti mismo, despacio. Y cuando fallen las ganas, recuerda quien eres. Recuerda, recuerda que tienes agallas. 

No comments:

Post a Comment