Tuesday, September 27

Ya supe todo y ya puedes marcharte


 
A veces pienso que para ti esto no era más que un absurdo juego, que todo lo que decías sentir era falso...Me solía sentar bajo aquel porche, a escuchar como el viento se llevaba tus palabras...todas volvían amontonadas en recuerdos, recuerdos que me hacían imposible continuar sin ti, que me perdían y no me dejaban saber por donde debía seguir, recuerdos que me obligaban a creer que aún quedaba algo, algo de nosotros... que aún me necesitabas...Entonces me levanté hundida hacia mi cama, respiré hondo y me senté...Te echaba de menos tanto como el primer día, miré tu foto una vez más y esto hizo que una lágrima se deslizara por mi mejilla, a esta la siguieron todas las demás...No podía seguir creyendo que la vida me esperaría mientras yo te esperaba a ti...Suspiré, y ahí es cuando aprendí, aprendí a tragar, a engullir todo lo que la vida me deparaba, estas fueron mis últimas lágrimas por ti...

No comments:

Post a Comment