Prologo

Comenzaba una nueva vida, un nuevo capítulo a mi historia... esta vez estaba convencida de que sería diferente a todo lo que había vivido y eso me emocionaba aún mas, fantasear con lo que sucedía, imaginar todas las cosas que podría llegar a hacer en mi pequeña independencia como universitaria y eso me gustaba más, ese morbo de hacer algo diferente para variar, algo a lo que no estoy acostumbra y por fin saltarme las reglas, cosa que nunca tuve, reglas, pero aun así me siento atada y lo único que quiero en salir de la jaula y volar, es lo único que pido. Me imagino como sería todo, conocería a alguien interesante para mi y comenzaríamos a gustarnos físicamente, porque yo no quiero involucrar emociones ni sentimientos, solo sexo por mas grotesco que suene es así mi forma de pensar ahora y me encanta, no me siento en absoluto decepcionada con la persona que me he convertido estos últimos años, pero aún me queda mucho camino por recorrer y estoy dispuesta a hacer lo que sea para lograr mis metas. Diría que estos últimos años me he saltado las normas, he hecho lo que me ha dado la gana y eso me gusta más porque me ha dado mas independencia en muchos aspectos, aunque para algunos eso no vale mucho, no soy para nada una persona irresponsable ni tampoco una aburrida niña de mamá, solo estoy comenzando a vivir siempre pensando en las consecuencias antes, aún tengo cierto grado de cordura que me hace parar con ciertas situaciones que se me presentan en el camino, me he rehusado de hacer ciertas cosas, no por miedo sino porque pienso que no vale la pena ir demasiado rápido en algo que a fin de cuentas llegaré a arrepentirme sea lo que sea. Hay veces que pienso demasiado las cosas, otras veces que actúo y me dejo llevar, casi siempre voy a los extremos, blanco y negro, frío y caliente, luz y oscuridad… sea lo que sea, solo quiero divertirme, cometer estupideces pero eso es lo que hace a una persona interesante, luego no tendré nada bueno que contarle a mis nietos y eso si es que llego a tenerlos, porque cada vez se desvanece en mi cabeza la idea de casarme y tener hijos, nunca fue mi sueño pero supongo que tener familia algún momento si que lo pensaba, era tan cursi y pastelosa que imaginaba como sería mi boda, quizá ese lado de mi murió, quizás no y sigue dentro de mi pero muy escondido esperando a que llegue esa persona para volver a sentir pero no quiero, no quiero que llegue ese día, tengo miedo de volver a sufrir y que me hagan daño. Por ahora, lo único que quiero es lograr mi cometido de ser Psicóloga Clínica y poder dedicarme a ello algún día, se que lo lograré, no me veo estudiando otra carrera que no sea Psicología, no me veo haciendo algo que al final no me dará ninguna satisfacción personal, ningún beneficio que no sea económico. Tengo demasiadas cosas en mente, por mas que la gente piense que no tengo nada en la cabeza, eso no me importa, ya no me influye para nada lo que piense el resto de mi, porque son eso, opiniones sin fundamento, sin sentido alguno, ya no soy la niña rota que era antes, quiero dar todo de mi, quiero que de alguna forma la gente se acuerde de mi, ser alguien más y no solo un recuerdo efímero, quiero ser yo, algo que me he costado y a veces me cuesta una vida expresar lo que siento y decir lo que realmente quiero, ya que tiendo a guardarme muchas emociones negativas hasta explotar. Siento que vida está dando un giro importante, una nueva dirección para no seguir andando en círculos como estúpida, como la niña ingenua y tonta que era antes, esa niña en la que todos en la escuela y en el colegio se reían, ya no soy esa, la maté por supuesto, está muerta y enterrada, como mi corazón que está enterrado en una caja bajo siete llaves, no quiero volver a sentir, en realidad no sé si realmente estuve enamorada o era pura obsesión, solo sé que vivía y moría dos o mas veces por el, aún así a el nunca le importó lo que yo sintiera, pero desperté y resurgí de mis cenizas como el ave fénix una y otra vez, es algo que nunca olvidaré porque me marcó de por vida, ahora soy mas fuerte y se lo que quiero en la vida.

Comments